Vida saludable

Nuestra vida, al menos la corporal y mental depende de nuestras células, es decir de estas microscópicas unidades nosotros dependemos para existir. Las células permiten todas las funciones vitales: del crecimiento a la movilidad, de la procreación al metabolismo. En nuestro organismo están presentes más de 80-100 mil millones de células. En el núcleo celular está almacenada y codificada la información genética y solo por citar aquí un ejemplo entre muchos, estas células contienen múltiples centrales energéticas, llamadas mitocondrias, que aseguran una producción continua de energía, Si estas centrales energéticas no cumplen completamente sus funciones, nosotros sufrimos una pérdida de energía y nuestras células ya no son capaces de duplicarse de forma óptima permitiendo la enfermedad y mal funcionamiento de otras células y a continuación de los órganos y sistemas vitales. Un mal funcionamiento celular puede producir una serie de síntomas que varían de la debilidad y a la falta de energía, hasta problemas funcionales de órganos específicos, que conllevan con el tiempo a múltiples desordenes celulares que son las causas de un sin fin de enfermedades. El ciclo vital de nuestras células puede durar sólo pocos días o toda nuestra vida, como en el caso de las células nerviosas.

Para protegerlas necesitamos de una correcta Renovación Celular que aporten la óptima nutrición a las células. En caso de escasez de estas sustancias tan importantes, las células pierden su eficacia y ya no pueden desempeñar sus funciones adecuadamente.

No solo se trata de vivir más, sino de vivir mejor

En diez años, aproximadamente una de cada cinco personas de Estados Unidos será mayor de 65 años, y tres de cada cuatro presentarán dos o más problemas de salud serios. Al menos una de cada cuatro puede esperar tener lapsos de memoria y confusión de razonamiento, mientras que una de cada diez sufrirá de demencia.

Actualmente, los médicos no terminan de resolver las enfermedades crónicas de los adultos mayores: tratas una y aparece otra. En su lugar, el objetivo es combatir el envejecimiento mismo, el principal factor de riesgo de casi todas las enfermedades graves.

Si bien estas terapias podrían extender la longevidad, los expertos de Biocell Ultravital dicen que ese es un efecto secundario y no el verdadero objetivo, pues nos esforzamos por hacer tratamientos para que las personas estén básicamente el mayor tiempo posible fuera de la zona roja, los años en que la salud y la calidad de vida se deterioran considerablemente.