Salud Digestiva


Existen muchos tipos de trastornos digestivos y en las últimas décadas, ha habido un aumento importante de las enfermedades y trastornos digestivos, intolerancias alimentarias y alergias que nos ha hecho dar cuenta, en muchos casos, de la importancia de una buena salud digestiva. La mala alimentación, el exceso de sustancias químicas nocivas en la agricultura, la contaminación de las aguas, el abuso de antibióticos, o el exceso de higiene son algunas de las causas.

Su función es obtener las moléculas necesarias para el mantenimiento, el crecimiento y las demás necesidades energéticas del organismo a partir de los alimentos ingeridos. Moléculas grandes, como proteínas, lípidos, hidratos de carbono complejos y ácidos nucleicos se desdoblan en moléculas menores que se absorben por el revestimiento del tubo digestivo, sobre todo en el intestino delgado.

Las células parietales u oxínticas son un tipo de célula ubicada en la parte superior de las glándulas oxínticas del estómago estrechamente ligadas a los hepatocitos y junto con las células escamosas del esófago tiene en común algo extremadamente peligroso porque es donde se origina la mayoría de los cánceres del sistema digestivo.