Productos que mejoran la renovación celular.


Actualmente existe un creciente interés por la terapia celular extraídas de las células madre del propio paciente, a diferencia los productos de T.R.C. estos aportan resultados sostenidos sin complicaciones y representan un gran ahorro económico en comparación. Los productos de la línea de Terapias de Renovación Celular están divididos en 5 Grupos principales que abarcan: Regeneración, Revitalización, Desintoxicación, Desinflamatoria y Hormonal.

La T.R.C. ha funcionado con gran éxito en los últimos años como tratamiento preventivo, sin descartar su acción eficaz como terapéutica principal, sus beneficios son notorios por su acción coadyuvante en medicina alópata. La T.R.C. a través de sus exclusivas fórmulas nos permite, transformar aquellos órganos enfermos o en proceso de envejecimiento, en órganos sanos y con gran capacidad funcional, sus componentes son activadores de una serie de estímulos que las células necesitan para su normal ciclo de continua renovación y pueden incorporarse al organismo mediante inyecciones o en forma oral. Estos diversos componentes son asimilados por el organismo a través de endocitosis y una buena parte es introducida al interior de las células. Esto se produce por la emisión de pseudópodos hasta que la engloban por completo para lograr formar una vacuola, la cual luego se fusiona con los lisosomas para degradar la sustancia fagocitada, la cual es conocida con el nombre de fagosoma. Este método se caracteriza por ser el modo de nutrición que utilizan las células, es decir ingestión de materia del exterior. Además, es uno de los medios de transporte grueso que utilizan para defenderse de algunas células de los organismos pluricelulares.

A partir de este mecanismo y de muchos otros cambios bioquímicos estimulantes comienza la nutrición para una efectiva RENOVACIÓN CELULAR.

La T.R.C. trae consigo una fresca información genética contenida en su ADN y ARN, estimulando secreciones que inducen a las células viejas o enfermas a la reprogramación para que funcionen apropiadamente, proporcionando a los organismos beneficiarios, un gran número de sustratos bioquímicos y enzimas que contiene la información necesaria para revitalizar un órgano, o una glándula. La T.R.C. contiene diversos compuestos que se encargan principalmente de nutrir adecuadamente a las células, pero, por otra parte, también cada una de las fórmulas de una T.R.C. contiene células y tejidos embrionarios que incrementan cambios positivos en el ciclo celular complementando en parte los vacíos disfuncionales. Así es como los distintos componentes son incorporados primeramente como nutrientes esenciales y como también los tejidos embrionarios llegan al órgano que se encuentra con baja vitalidad y que necesitan ser dinamizados.

Este proceso es denominado como etapa de RENOVACIÓN CELULAR y su acción beneficiosa se percibe después de varias semanas, ya que pasa lentamente de la célula al tejido, del tejido al órgano y del órgano al sistema. Algunos especialistas sienten que el resultado más importante al usar la T.R.C., es la revitalización de los mecanismos de defensa inmunológico del cuerpo. Cuando se produce daño a las células que componen los diferentes tejidos y órganos involucrados en el sistema inmunológico, ya sea por envejecimiento o por envenenamiento ambiental, el cuerpo se vuelve indefenso tanto a la invasión externa como a la degeneración interna. El daño causado a los órganos del sistema inmune puede revertirse estimulando los mecanismos de defensa del organismo para dinamizar la salud del órgano debilitado.