Ayudar a prevenir enfermedades de alto riesgo


Las enfermedades crónicas y degenerativas ocupan en la actualidad la primera página de los medios de comunicación y constituyen un problema generalizado que afecta a todos los sectores de la sociedad en la población de cualquier país. Problemas tales como la obesidad, el cáncer, las enfermedades cardiovasculares, la artrosis, la diabetes, la osteoporosis o las enfermedades cerebrovasculares, por nombrar las más comunes, son objeto de investigaciones que suelen conducir a la creación de nuevos tratamientos que emplean todo tipo de métodos para combatir las enfermedades. Sin embargo, estos costosos tratamientos se centran más en tratar la curación de la enfermedad que en su prevención, pues no intentan eliminar la causa subyacente de la enfermedad. A pesar de las cantidades de dinero que se invierten en su investigación y en el desarrollo de nuevos tratamientos médicos para combatirlas, estas enfermedades no desaparecen. Según la Organización Mundial de Salud las enfermedades crónicas y degenerativas están experimentando un rápido crecimiento mundial y representaron un 70% aproximadamente de la mortalidad total, y se estima que esta última cifra alcance un 74% de la cifra total de enfermedades en el año 2020. La incidencia del Cáncer, la diabetes, la obesidad, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades cardiovasculares van en aumento mundialmente.

Hemos de recordar que las enfermedades degenerativas tienen un complejo origen que va más allá del factor alimenticio o genético; no se desarrollan a causa de un solo factor, sino que tienen una etiología multifactorial. Por tanto, no es suficiente una sana alimentación o la toma diaria de vitaminas y minerales en forma de suplementos para mantener a raya estas enfermedades, ahora no hacerlo aumenta los riesgos a contraerlas por lo que mientras sigamos comiendo mal, descansando poco y padeciendo estrés la mayor parte del día aumentará estas posibilidades.

Lo esencial, empezar por consumir alimentos no procesados, realizar actividad física y ver la prevención como la mejor medicina para poder gozar de buena salud y en un alto porcentaje mantener distante de nuestro organismo estas enfermedades.

¿PODEMOS REFORZAR NUESTRO ORGANISMO Y PREVENIR ESTAS ENFERMEDADES?

Claro que sí podemos, pues la mayoría de las enfermedades degenerativas o de alto riesgo para la vida, se producen cuando los mecanismos de regeneración del cuerpo no funcionan adecuadamente y dañan tanto la estructura de las células y consecuentemente la función de los órganos y tejidos, a partir de ahí las personas comienzan con un ciclo interminable de padecimientos y pierden paulatinamente funciones vitales.